Fernando Dworak

Análisis Político

¿Y si las iglesias pagaran impuestos?

Posted on Ago 16, 2019 in articulos

¿Y si las iglesias pagaran impuestos?

Publicado en Indicador Político el 2 de julio de 2019

El ideario liberal insiste en la separación de la religión y el Estado, independientemente de cualquier creencia individual. Así, se separa también el ámbito personal del público. Todavía vemos en muchas partes del mundo cómo la unión de ambos ámbitos hace que se persiga a personas por no compartir la visión moral de la comunidad. ¿Eso implica que los gobernantes no tengan religión? Desde luego que no: simplemente es una garantía para todos de no ser juzgados por un credo dominante.

Incluso mucha de la agenda social se dirime según visiones religiosas, como el aborto o el matrimonio igualitario. ¿Dónde empieza la vida? Nadie sabe con certeza, pero hay quienes creen que se debe proteger desde la concepción. Otros, desde la formación de un sistema nervioso. ¿Y los modelos de familia? El que tenemos hoy no lleva más de dos mil años de existir, pero muchos piensan que es el “natural”. En ambos casos, hay creencias que se pretenden tomar como parámetros absolutos, y son por ello causa de controversia.

Algo distinto y peligroso es ver cómo se envalentonan algunas agrupaciones religiosas para meterse en asuntos públicos. Ejemplo de ello: la concesión de frecuencias para iglesias. Recientemente el presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Cofraternice), Arturo Farela, dio a conocer que las 7 mil iglesias agrupadas en dicha organización repartirán la Cartilla Moral de Alfonso Reyes. Su argumento: no se violenta el estado laico porque el presidente impulsa la “vida espiritual” y no la religión.

Dejemos a un lado que la repartición de un documento gubernamental es proselitismo, que un estado liberal no se ocupa ni de religión ni de espiritualidad, o que la gente no cambia su actitud por tener una dimensión “moral”, sino por la solidez de instituciones que garantizan la obediencia de la ley. ¿No es momento de considerar que las iglesias paguen impuestos, si se encuentran tan prontas para intervenir en la vida pública?

El debate está vigente en Iberoamérica. En Colombia se ha reconocido que el narcotráfico se vale de subterfugios legales para lavar dinero a través de los cultos. Hace unos meses, Bolivia aprobó la Ley de Libertad Religiosa, que sujeta a la normativa tributaria a las organizaciones religiosas y de creencias espirituales, incluyendo la importación de mercancías donadas a éstas. De esa forma se impone la carga impositiva a las organizaciones no gubernamentales, unidades educativas, medios de comunicación, asilos y otras fuentes con las que las iglesias puedan generar recursos.

Actualmente las iglesias no pagan Impuesto Sobre la Renta (ISR) por los ingresos propios de su actividad religiosa, como las ofrendas, diezmos, primicias y donativos, siempre que se destinen a fines religiosos. También se consideran ingresos propios, los obtenidos por la venta de libros u objetos de carácter religioso, sin fines de lucro. Tampoco se paga Impuesto al Valor Agregado por los ingresos propios de la actividad a miembros o feligreses, así como por la venta de libros u objetos de carácter religioso sin fines de lucro. Tampoco causan ese impuesto la transmisión de bienes inmuebles que se destinan únicamente para casa habitación.

Hay modalidades donde se puede generar un impuesto, como se ve en el caso de Bolivia. Si están franqueando límites que no deberían franquear, ¿no es hora de pensar en modificar su estatus fiscal? Mi voto en 2021 a los partidos que hablen claro sobre el tema.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *