Fernando Dworak

Análisis Político

Los spot políticos de la semana (13a entrega)

Posted on May 22, 2015 in articulos

Los spot políticos de la semana (13a entrega)

Voto en blanco MX

En la política mexicana hay debates de estación: surgen casi de manera natural cuando se acerca un evento determinado, generan debates, discusiones y ríos de tinta vertidas en editoriales y artículos acaloradas y cuando pasa el momento cada bando cuenta sus fichas, se sacan la lengua entre sí y se esperan a la siguiente ronda. Nada pasa en el inter. Uno de esos debates de estación es el voto nulo. ¿De verdad sirve para algo? ¿Si anulamos nuestra boleta con una frase cursi y pegadora los políticos nos harán caso? Existe un canal de YouTube llamado Voto en blanco MX que quiere abrir el debate de una manera didáctica y entretenida.

 

¿Quieren saber más del tema? ¿Cuestionar algunos de los mitos que algunos opinólogos nos han implantado? No soy nadie para decirles qué hacer con su voto, pero si van a optar por anularlo, cuenten al menos con toda la información pertinente. Es más: nadie vota de una manera totalmente racional, si acaso eso se puede definir, así que su decisión es respetable. Lo único que les recomendaría es darse una vuelta por el canal de YouTube llamado Voto en blanco MX para documentarse mejor.

Otra discusión que ha abierto esta campaña es el uso o no de palabras altisonantes en spot. ¿Debemos multar a los partidos? En realidad no: usar ese tipo de expresiones puede ayudar a que lleguen mejor a un público. Es más, hace más daño a la democracia creer que se debe usar un debate técnico y propio en todo momento. Dejemos que el ciudadano decida cuándo una propaganda se pasa de vulgar con su apoyo. Lo demás es paternalismo y mojigatería política.

Partido Acción Nacional

A nivel federal, dos partidos han mostrado una estrategia comunicativa sólida y coherente: el PAN y el PVEM. Nos guste o no, en este espacio se ha argumentado sobre sus cualidades. Sin embargo el éxito o fracaso irá acompañado de una campaña local en caso de elecciones concurrentes. Ahí es donde las cosas han fallado, como también se ha visto aquí.

Un buen ejemplo de campaña local exitosa es la del PAN en el Estado de México: utilizan los patrones y frases de la estrategia nacional, llegando a incluir algunas tomas con los mismos actores, y posicionan sus tres puntos de agenda local. Si el partido pudiera tener la misma cohesión al elegir sus candidatos de tal forma que no los impugnen en tribunales…

Pedro Kumamoto

En las últimas semanas se ha querido dar un espacio a los spot de candidatos independientes, con el fin de ver sus tácticas de comunicación. ¿Tienen la capacidad de presentar un mensaje que inspire a pesar de sus limitaciones presupuestales, o se pierden en esa miasma maniquea que marca el falso discurso ciudadanos contra partidos? Lamentablemente hay poco material rescatable, salvo lo que produce “El Bronco”, nos guste o no su contenido.

Este video cae en los lugares comunes arriba señalados. Para empezar, todos tenemos intereses: una política pública nos puede afectar o beneficiar, y tomaremos partido con base en ese hecho. Nuestra preparación o incluso la forma que pensamos va tender a que nos identifiquemos por una postura política, y entre más sepamos de ésta más tenderemos a cerrarnos al contraste. Y cada partido representará a intereses con los que tendrán compromisos: mientras sean legales y persigan fines legítimos, no hay “buenos” o “malos”. En breve, no hay tal cosa como una ideología o plataforma “ciudadana”.

Si nadie es “independiente”, ¿qué se espera entonces? Transparencia en las relaciones, como se buscaría en las declaraciones de intereses que promueven organizaciones como Transparencia Mexicana y el Instituto Mexicano para la Competitividad. Al contrario, la peor manera de tomar el tema es creando falsas divisiones.

Respecto al spot, ¿un ciudadano es independiente por no tener filiaciones partidistas? Falso. ¿Va a consultar con la ciudadanía sus decisiones? Dependerá en gran parte de los grupos que, con esa visión, considere “ciudadanos”. En el mejor de los escenarios, si gana cultivará una base de simpatizantes que le servirán para su siguiente puesto como hacen todos los políticos. En el peor, tendrá un blog de consulta que tendrá un público asiduo.

El votante desilusionado con los partidos ciertamente merece algo más que demagogia cívica y discursos simplistas.

Lorenia Canavati

Es posible que a mediano plazo el experimento de las candidaturas independientes resulte en un fracaso para legisladores y un gran éxito para autoridades municipales. Me explico.

De ganar, un diputado independiente no tendrá mucha influencia. Los espacios en comisiones los designan las bancadas y no es porque los partidos hayan “colonizado” los espacios representativos, sino porque ningún órgano representativo puede funcionar sin grupos que de una forma más o menos predecible puedan garantizar cierta predecibilidad sobre las votaciones. En otras palabras, le darían alguna responsabilidad irrelevante. Todavía más: carecería de apoyo para impulsar una iniciativa, quedándole sólo el papel de “golpeador” para tratar de tener alguna exposición mediática.

En cambio, los ediles independientes tienen presupuesto propio, cierto número de regidores por la planilla con la que se inscriben y, si son hábiles, la capacidad de operar exitosamente con el gobernador y el congreso local. Si a esto se le suma el reconocimiento de la población de su municipio, puede tejer una carrera exitosa.

Sobre el spot, vemos a una candidata a edil que tiene al parecer una trayectoria que es reconocida por su comunidad y basada en la defensa de temas concretos: apela a su trabajo y resultados para ganar el voto en vez de una presunta “ciudadanitud”. No hay mucho que decir sobre la producción que está bien hecha. ¿Es mucho pedir mensajes de este tipo para los independientes?

“El peor spot de la historia”

Como suele pasar con toda contienda, los detalles considerados para muchos como banales pueden llegar a ser más relevantes que la sustancia para la opinión pública: que si un candidato se declara “encabritado” y posa con un cabrito, que si una persona cuyo único mérito fue estar en un reality show confunde a la campaña como una continuación del mismo, que si los spot se plagian melodías, que si lo único que vale la pena es ver a una bailarina… dejemos que el círculo rojo se indigne: aquí no se les juzga porque sean o no una muestra de la “decadencia” de nuestra democracia, sino en términos de su éxito o fracaso para comunicar más allá de la anécdota.

Por lo tanto no es malo que la producción sea amateur, mientras sea ingeniosa. Tampoco es condenable que se plagie una canción, mientras sea pegajosa y se pueda quedar el mensaje entre los estribillos. Lamentablemente este spot, hecho por un candidato a diputado por Hidalgo, no tiene defensa. Se canta fuera de tono y arrítmicamente. Las imágenes y la producción remiten más a Cindy Lauper que a Carly Rae Jepsen. Y al final se excusan diciendo que el video fue grabado, sorpresa, sorpresa, en celulares.

¿El peor spot? Es malísimo, pero las cosas pueden ser peor, como reciclar una vez más el video de Hitler, sólo cambiando los subtítulos…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *