fernando dworak

Análisis Político

El ciudadano duda

Posted by on Nov 11, 2018

El ciudadano duda

Una característica del ciudadano es dudar como sistema, aun en casos donde nos gustaría creer. Si no hay verdades en asuntos públicos, la duda, el distanciamiento y el intercambio de ideas permite llegar a estados mejores a los que se tienen. Eso es difícil cuando algunos actores políticos desean reducir los problemas a la emotividad, de tal forma que se obstaculiza el debate y se facilita en cambio la manipulación.

Ningún problema público es sencillo, toda vez que es el resultado visible de múltiples causas, muchas veces no identificables con facilidad. Por lo tanto, para mejorar el entorno es necesario tener un diagnóstico y una estrategia para alcanzar el objetivo deseado, sabiendo que hay actores a favor y en contra del estatus quo. Aun deseando algo, es necesario negociar.

Al contrario, creer que se puede resolver un problema a partir de su manifestación visible puede llevar a escenarios peores: el pensamiento mágico en política siempre resulta perjudicial, pues fomenta el simplismo en lugar del diagnóstico, el golpe de autoridad en lugar de la negociación y la propaganda en lugar de la rendición de cuentas. Lo peor: ningún político hablará en serio de un problema si implica perder márgenes de discresionalidad.

Corremos el riesgo de vivir seis años con líderes que intentarán dividirnos a partir de propuestas populares que apuestan al simplismo, pero que de ser aprobadas llevarían a escenarios no deseados. Es del interés de todo demagogo mantener movilizada a la población a través de las emociones, y la presentación de propuestas sencillas es una vía más que idónea para tal efecto.

Tomemos el tema de las comisiones bancarias: pagamos más que en otros países y eso no está bien. Pero lo que vemos es resultado de otros temas: pocos bancos y menor competencia, reservas por parte de inversionistas tras la crisis de 1995, bajos niveles de bancarización, entre otros. Atacar el tema de una forma tan simple como prohibir comisiones gana aplausos, pero empeoraría la economía a mediano plazo.

¿Significa esto defender el estatus quo? De ninguna manera: sólo dejar claro que para llegar a ese punto es necesario pensar estratégicamente y es nuestra responsabilidad abrirnos al debate en lugar de permitir que nos controlen a través de nuestras emociones. Dejarnos llevar nos colocaría en la cima de una pendiente resbalosa de vuelta al autoritarismo, en el mejor de los escenarios.

Los ciudadanos dudan como sistema, mientras los súbditos creen. ¿En qué lado les gustaría estar?

1 Comment

  1. Excelente reflexion, Tomando como muestra Un Boton.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *