Fernando Dworak

Análisis Político

El arte de la parodia musical

Posted on Abr 11, 2020 in articulos

El arte de la parodia musical

Uno de mis grandes placeres es leer entrevistas que les hacen a algunos músicos, no por lo que dicen, sino por cómo les dan la vuelta a preguntas absurdas o que tienen que ver con su vida personal. Uno de esos personajes es Tom Waits, quien llega a dar las respuestas más absurdas, surrealistas y, en su estilo, a menudo sabias. Por ejemplo, a la pregunta que le hacían sobre cómo había comenzado a componer, respondió con toda naturalidad: “como todo el mundo, haciendo versiones obscenas de canciones conocidas”.

Por más que puedan ser menospreciadas, las parodias tienen un lugar importante en la música: no solo llegan a mostrar aspectos que no conocíamos de las canciones que podemos adorar, son también muestran caminos para imaginar nuevas posibilidades creativas a través del humor y la burla.

Voy a hablar desde el punto de vista de alguien que nació durante la primera mitad de los años setenta. Desde niño estaba acostumbrado a ver parodias, a menudo muy malas, en programas como Chiquilladas y La carabina de Ambrosio, y siempre había una versión chusca en cada número de la revista MAD. No fue hasta años después cuando, en un sketch de Mauricio Herrera aprendí el arte de este recurso: mientras hablaba sobre diversos compositores, una persona al piano interpretaba diversos arreglos de La cucaracha, según la hubieran imaginado cada uno de los personajes sobre los que hablaba.

Quiero compartirles un breve playlist sobre algunas parodias, esperando sean un divertimento adecuado para esta cuarentena, y deseando que abran nuevas posibilidades a quienes las vean y escuchen:

Frank Zappa, Titties and Beer

Es imposible iniciar una lista de parodias sin el genio satírico de Zappa. Eterno creyente y crítico del sueño americano, a lo largo de su carrera se burló de hippies, conservadores, políticos y todo lo que se movía. Aunque pudiera no ser apto para todo público, hay algunas compilaciones accesibles, como Strictly Commercial o Have I Offended Someone? A partir de ese punto, van por su cuenta. Incluyo aquí lo que desearíamos muchos si se nos apareciera el Diablo y nos concediera lo que sea a cambio de nuestras almas.

Paul McCartney, Let Me Roll It

Aunque es motivo de especulación la relación que tenían John Lennon y Paul McCartney cuando el primero fue asesinado, lo cierto es que los primeros años después de la separación de los Beatles se la vivieron en un pleito que ventilaron hasta en sus canciones. Por ejemplo, el primero hizo una canción tan mordaz que uno tiene que exprimir la bilis que le escurre al CD donde está grabada antes de tocarla: How Do You Sleep? En cambio, el segundo compuso una canción donde parodiaba las letras y el estilo musical de su ex compañero.

Neil Innes, How Sweet To Be An Idiot

The Rutles fue el primer documental / parodia o mockumentary, el cual contaba la historia de una banda que, no sean mal pensados, se parecía demasiado a los Beatles. El guion fue escrito por Eric Idle, de Monty Python y las canciones por Neil Innes, de The Bonzo Dog Band. Innes tuvo una historia larga de colaboración con el grupo cómico, como el juglar de la película Monty Python and the Holy Grail. En este video se le ve haciendo una parodia de John Lennon en el show del Hollywood Bowl. Cualquier parecido con una canción que años después compuso Oasis quizás es mucho más que mera coincidencia.

Spinal Tap, The Majesty of Rock

En 1984 los comediantes estadounidenses Michael McKean, Christopher Guest y Harry Shearer hicieron otro mockumentary clásico, sobre una banda inglesa de los sesenta mientras van de gira por Estados Unidos: This Is Spinal Tap. Con todos los absurdos y ridículos que mostraron, cada una de las situaciones se basó sobre hechos reales, vividos por muchas bandas. Para 1992 lanzaron un álbum que, en sus palabras, no era ni una reunión ni un retorno, sino ambas partes: Break Like The Wind. Conocí a Spinal Tap en esos años y llegué a creer que eran una banda auténtica. Comparto un video de ese álbum, donde se ve, se narra y se comprueba que la grandeza de algo o de alguien no es más que la suma de sus absurdos: del 1 al 10, esta canción saca 11.

“Weird Al” Yankovic, Bedrock Anthem

Si eres de la generación X, no finjas que no te gustaban sus parodias de Michael Jackson como Eat It y Fat, o su Like A Surgeon, de Madonna. Quizás para muchos pasó como una moda graciosa, pero “Weird Al” Yankovic es mucho más. En la adolescencia llegué a tener dos cassettes de él, y sus composiciones originales son realmente ingeniosas (¿lo dudan? entren a su canal de YouTube y busquen One More Minute), su voz es tan versátil que puede hasta rapear y siempre incluye un potpurrí de los éxitos del momento a ritmo de polka. De hecho, conocí muchas canciones en esta versión. En Estados Unidos sigue vigente y se ha burlado de Lady Gaga, 50 Cent y otros. Los dejo aquí con algo de los noventa:

Terry Pratchett, Ankh Morpork Anthem

Terry Pratchett fue uno de los mejores satíricos contemporáneos. A partir de los ochenta y hasta poco antes de su muerte lanzó una serie de novelas, conocidas colectivamente como Discworld. El planteamiento: ¿cómo sería un mundo que fuera una gran plataforma plana, sostenida por cuatro elefantes y éstos navegaran sobre una enorme tortuga por el universo? Se incluye aquí el himno de la metrópolis de ese mundo: la ciudad-estado de Ankh Morpork. Dicho sea de paso, es la interpretación más honesta de himno nacional alguno que puedan escuchar en sus vidas: esperen al final para comprobarlo.

El Santos y amigos, Zombilaridad

Para los millennials se extrañen ante la nueva canción de Eugenia León y por ello exploren nuevos niveles de ansiedad durante esta cuarentena, una palabra de aliento: ya se vivió algo similar antes y sobrevivimos. En 1989 los grandes artistas del momento cantaron una canción que sería la gran marca distintiva del gobierno: Solidaridad. Dejamos su parodia, presentada en la película El Santos contra la Tetona Mendoza. ¡Resistan, compañeros!

GABBA, Gimme Gimme Gimme (Shock Treatment At Midnight)

En la misma entrevista que cité de Tom Waits, el músico hablaba cómo se construye una personalidad a partir de retazos de otros: ¿se quiere ser como Jimmi Hendrix? ¿Como Frank Sinatra? ¿O quizás no sería mejor convertirse en Jimmi Sinatra? Esta banda de Discopunk lo intenta con este crossover de ABBA y The Ramones.

Adam Sandler, Hallellujah

Aunque difícilmente es la mejor canción de Leonard Cohen, Hallellujah se ha convertido en la más conocida, e incluso ha sido reinterpretada hasta casi convertirla en un lugar común. En 2012 Adam Sandler hizo lo que se debería hacer en situaciones similares: parodiarla. Va su interpretación del concierto para las víctimas del huracán Sandy el 12 de diciembre de 2012.

Scissor Sisters, Comfortably Numb

Hay ocasiones cuando una parodia no sirve para burlarse o satirizar, sino puede convertirse en un homenaje. Para cerrar el playlist, una canción clásica de Pink Floyd, interpretada por una banda que merecía mucho más reconocimiento del que tuvo: Scissor Sisters.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *