fernando dworak

Análisis Político

Los spot políticos de la semana (15a entrega)

Posted by on Jun 10, 2015

Los spot políticos de la semana (15a entrega)

Esta es la última entrega de esta serie, donde se analizaron 75 spot durante la presente campaña. A lo largo de estas semanas se dio seguimiento a las estrategias de comunicación que siguieron, entre otros, los partidos políticos nacionales. ¿Qué nos quisieron comunicar para ganar nuestros votos? ¿Les sirvió de algo?

Veamos los mensajes de cierre de los tres grandes partidos y los dos que se perfilan como medianos: PRI, PAN, PRD, PVEM y Morena.

Partido Revolucionario Institucional

¿Alguien sabe qué propuso el PRI en esta campaña? Antes de septiembre de 2014 sus spot eran triunfalistas con mariachi y altamente emotivos. Después posicionaron los logros de las diversas reformas estructurales, aun cuando fueron producto de la negociación entre todos los partidos. Para marzo hablaron de las instituciones que construyeron en los años cincuenta. Y de ahí el PAN les marcó el paso con la campaña negativa que instrumentaron, donde mostraron una capacidad de respuesta en momentos buena y en otros deficiente.

En su cierre de campaña recurren al nacionalismo festivo pre Iguala: todo se pinta tricolor. Lamentablemente la bandera, cuyos colores comparte el partido, puede ser usada para mostrar orgullo, patrioterismo, chauvinismo e incluso para lanzarse al vacío.

Sin un discurso de legitimidad vigente, carente de ideas y con un déficit de credibilidad por desempeño, el PRI se perfila a la segunda mitad del sexenio.

Aun así, alcanzaron la primera minoría en San Lázaro y podrían alcanzar la mayoría con el PVEM, Panal y presumiblemente hasta el PES.

Partido Acción Nacional

A lo largo de las últimas semanas se reconoció que la estrategia de comunicación del PAN era consistente: un mensaje inspirador al inicio, seguido por una campaña negativa focalizada. Y finalmente una serie de spot posicionando tres propuestas. Fieles a su estrategia, los azules cerraron con tres mensajes al presidente con el trío de planteamientos.

Sin embargo el PAN alcanzó su nivel más bajo de votación en los últimos 25 años. ¿Qué pasó? ¿De verdad a la gente no le gustan los mensajes negativos? ¿O los ataques no enfocaron a temas que al electorado realmente le importan, como la reforma fiscal y sus efectos? ¿Quizás las propuestas eran demasiado generales para realmente entusiasmar al público que vota por ellos o se interesaría por su propuesta?

¿O en el fondo les faltó hambre para triunfar y presentaron una estrategia de comunicación que simplemente cumplía pero no entusiasmaba?

Partido de la Revolución Democrática

A lo largo de esta campaña el PRD estuvo a punto de romper el record impuesto por Josefina Vázquez Mota en número de cambios de estrategia de comunicación. Iniciaron con una campaña negativa que fue, por cierto, retirada gracias a la normatividad absurda que ellos mismos impulsaron. Después se la pasaron dando tumbos entre videos musicales y spot técnicamente impecables pero pobres en contenido.

Peor aún: la única campaña inteligente que tenían a nivel local, en el estado de Jalisco, la arruinaron creyendo que un escándalo en una entidad conservadora les daría votos. Iniciaron muy bien con un mensaje de tolerancia e inclusión y lo convirtieron en una colección de ocurrencias fáciles y fotos en topless.

Su mensaje de cierre tampoco hicieron algo que valiese la pena. Es más, casi todas las propuestas que posicionaron, las cuales no conocíamos sino hasta casi al final de la campaña, eran las mismas que otros partidos.

Hoy el PRD bajó su presencia en San Lázaro, sufrió la debacle en el Distrito Federal y tiene a Morena pisándole los talones.

Partido Verde Ecologista de México

Nos guste o no, el PVEM presentó la mejor estrategia de comunicación política de esta campaña. Propusieron temas concisos y que la gente entendía. Aprovecharon hábilmente las lagunas que dejó una normatividad absurdamente restrictiva y que sólo fomenta la simulación. Y lo mejor: sus tácticas distrajeron la atención de todo el círculo rojo y los activistas de redes sociales frente a lo que era realmente importante: premiar o castigar al partido en el gobierno.

Seamos honestos: una masa crítica de la ciudadanía se preocupa por los temas que les son inmediatos, no por una nueva Constitución o demás extravagancias. Buena parte del ascenso del PVEM es culpa de los otros partidos al mostrarse incapaces de presentar un mensaje que inspire.

Sobre las infracciones a la normatividad electoral, tenemos dos opciones. La primera, insistir en restringir libertades. Este camino nos va a llevar a más sobrerregulación y formas más inteligentes para darle la vuelta. La segunda es liberalizar: dejar que el ciudadano, que ha demostrado no ser tonto, decida si una estrategia es buena o mala y la premie o castigue por sí misma y no por los arguendes de la opinocracia o las demandas de los partidos ante el INE. Las democracias funcionan mejor en el segundo supuesto.

Morena

Este es el tercer spot de treinta segundos que Morena presentó en la campaña y el primero donde no aparece López Obrador. En ningún momento se e dio espacio a candidato alguno. Como en el caso del PRD, apenas conocimos sus propuestas casi hasta el final. Sin embargo este partido ganó el registro, rompió con la hegemonía amarilla en el Distrito Federal, se posicionó en numerosos estados y deja a su caudillo posicionado rumbo a 2018. ¿Qué pasó?

Muchos anulistas justificaron su posición diciendo que los partidos trataban a los votantes como niños con su propaganda. Sin embargo eso es lo que hacen cuando no hay incentivos para competir. Creer que un partido trata al ciudadano como mayor de edad, sea lo que eso signifique, implica justificar a una propuesta por encima de otra.

¿Por qué hubo gente que votó por Morena? Fundamentalmente porque en su simplismo el nacionalismo vende y los otros partidos no tuvieron la visión para seducir al votante con sus propuestas, además de tener limitada su capacidad de respuesta. Nuestro modelo de comunicación política no da para el contraste y nuestros políticos siguen creyendo que el INE debe ser censor para protegernos. ¿No han reparado que precisamente el impulsor de esto fue el propio López Obrador?

Un político que se victimiza no es competitivo. Imagínenlo lidiando con una verdadera crisis de gobierno. Cuando busca limitar lo que se puede o no decir es porque no desea que haya contraste. Los autócratas operan en la opacidad y el control mediático, no en la transparencia y la libertad de expresión. Y en 2007 se salió con la suya al aprobarse aquella reforma electoral.

La normatividad electoral que tenemos genera partidos poco competitivos, ávidos de mantener el registro por la renta que conlleva y que no tienen por qué esforzarse mucho para ganar la imaginación y el apoyo de los votantes. Tenemos el entorno perfecto para que un demagogo arrase con un mensaje más directo aunque simplista.

La siguiente lucha por la democratización de nuestro país deberá ser desregular y liberalizar nuestra normativa electoral, para fortalecer a la ciudadanía.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *